Coaching Empresarial

Este tipo de coaching está orientado a fomentar el desarrollo eficiente de la comunicación interna, optimización del rendimiento laboral, potenciación y alcance de los objetivos de equipo, etc.

En definitiva, se trata de capacitar a los empleados para que se impliquen y comprometan laboralmente hacia actitudes grupales y positivas, traduciéndose en una mejor gestión de los conflictos internos.

La meta del coaching empresarial radica en incrementar el rendimiento del personal dentro de la organización en su entorno diario.

Los beneficios del coaching empresarial abarca al conjunto completo de trabajadores dentro de una organización, al margen de la naturaleza de sus labores o del departamento o nivel jerárquico al que pertenezcan.

Coaching Organizacional

El coaching organizacional se dirige hacia la función de implicar y guiar a los participantes del mismo en la cultura, política y visión organizacional.  Así, este tipo de coaching se centra en solidificar en los empleados conceptos e ideas  concretas de una organización, aspectos relacionados más bien con la esencia de la empresa que se traduce en perspectivas y estilos de vida en sus trabajadores que se identifican con la proyección de la organización como ente.

Un ejemplo que deja ver la razón y la necesidad de este tipo de formación se refleja en la evolución de los sistemas empresariales en el estilo de trabajo hacia el liderazgo frente al concepto tradicional de jefe, la simbiosis entre departamentos y la cultura colaborativa, relaciones humanas, compromiso y la responsabilidad social,  constituyendo ámbitos trascendentales en el managment de un negocio. Cada empresa configura su cultura y busca que sus empleados se identifiquen con su visión.

El coaching organizacional se desarrolla en vías de guiar a su plantilla, organización e institución hacia la consolidación de sus valores sociales y culturales e identificación de su personal con la filosofía de la empresa.

Coaching Ejecutivo

El coaching ejecutivo se define en la labor de reconducir las conductas y capacidades profesionales de roles de mando intermedio o alto dentro del nivel organizacional de una empresa, es decir, se orienta hacia mandos o profesionales que tienen otros bajo su supervisión.

El objetivo de esta clase de coaching es conseguir un nivel más elevado de productividad en sus labores diarias, capacidad de gestión de la presión laboral y conciliación del ámbito personal y laboral. Se busca perfeccionar y actualizar el compromiso al cambio de comportamientos y al rol dentro de la empresa.

En este sentido, los efectos que el proceso de coaching desempeña en el ejecutivo se configuran en dos niveles:

En primer lugar, como el coaching da lugar a un proceso de autoanálisis, la reflexión interna por parte del ejecutivo sobre las conductas de liderazgo que ha venido adoptando, promueven replantear otras maneras alternativas de obtener resultados, abriendo nuevas posibilidades orientadas a la acción.

Otra ventaja de recurrir al coaching ejecutivo es la mejora en la eficiencia, desempeño y productividad de la organización, debido a que fomenta valores por los que las empresas construyen relaciones de confianzaactitudes basadas en la responsabilidad y el compromiso de sus empleados, que se esfuerzan por orientar su trabajo hacia la consecución de resultados.

Coaching Comercial y de Ventas

Permite a los participantes fortalecer capacidades vinculadas a la escucha activa, a las destrezas relacionadas con la comunicación, así como poder, focalizándose para establecer beneficios conjuntos, positivos y constructivos en los lazos comerciales.

Pues ya sabes que es el coaching y que hace un coach ¿te ha parecido interesante? Espero que sí. Siempre está bien conocer nuevas formas de hacer nuestra empresa un organismo más eficiente.